Un blog de viajes - Travellerspoint

Las Charangas de Bejucal

Una de las mayores muestras de la cultura centenaria de la isla de Cuba

overcast 21 °C

Las famosas festividades de Las Charangas de Bejucal, pueblo situado a unos veinte kilómetros de la capital es el convite a la fantasía de diseñadores, pintores, músicos y artistas en general.

La especial majestuosidad del Palacio de los marqueses de San Felipe y Santiago de Bejucal, la Plaza de Armas y la Iglesia Parroquial son el eje central del desfile de la Charanga

En ocasión de la Misa del Gallo, los habitantes del lugar que profesaban la religión católica salieron a las calles con sus hachones encendidos, matracas, caracoles y gaitas, mientras los hombres y mujeres de piel oscura también lo hacían para cantar y rezarle a sus deidades rumbo a la Plaza del pueblo y al atrio de la iglesia, todo ello a ritmo de tambores, guiros y botijas.

Esta fusión de multitudes con intereses bien distintos hizo que surgieran dos bandos: el azul y el rojo. El azul se denominaba La Musicanga y el rojo: Los Malayos. La Musicanga era el bando de los criollos, nativos, negros libertos y esclavos y el rojo o Malayos representaba a españoles e isleños.

Pero la fiesta tradicional de las Charangas de Bejucal que comenzaba con la misa del Aguinaldo y terminaba con la del Gallo, el 24 de diciembre, se convirtió en algo más para complacencia de sus pobladores que mezclaron en una simbiosis de ritmo multicolor los de los negros lucumíes, congos y carabalíes con los de España para el nacimiento de una tradición que transcendió en el tiempo y que regala hoy un acontecimiento singular.

La Charanga devino en fiesta callejera acompañada de bebidas y comidas a lo largo de sus calles, con vistosas carrozas que actualmente alcanzan hasta veinte y tres metros de altura. Los grupos azul y rojo invadían desde aquel entonces las calles con sus símbolos el Alacrán del bando azul y el Gallo del bando rojo donde la parodia tenía un rol fundamental para ir determinando la preeminencia del bando en cuestión.

A comienzos de 1902 aparecen las carrozas A comienzos de 1902 aparecen las carrozas construidas con armazones de madera acompañadas de tambores a ritmo de son y rumba, pero los bandos cambiaron sus nombres para ahora nominarse La Ceiba de Plata, el azul y La Espina de Oro, el rojo.

Ya en 1912 se incorpora el personaje de la Macorina, que no era más que un hombre disfrazado de mujer, con grandes glúteos y pechos que suele bailar sugerentemente. Existe una canción cubana que recuerda a este personaje que existió realmente con el estribillo que dice: Ponme la mano aquí Macorina, pon, pon --- Que me duele Macorina.

Tambores de Bejucal, un conjunto surgido de esta tradición y que siempre ha sido la música predominante de las Charangas, es hoy el grupo musical de la comparsa Los Guaracheros de Regla, agrupación artística de merecida fama a nivel mundial.

La rivalidad entre bandos hizo que la construcción de carrozas se hiciera en el más absoluto secreto, con el consabido encuentro y sorpresa posterior ante tanta belleza y originalidad donde la cultura señorea y domina el alma de los que allí concurren a las Charangas.

Bejucal en diciembre es lugar obligado de festividades y es bueno que así sea, ya que su pueblo dedica parte considerable del año a preparar estas fiestas tradicionales en los días 24, 25 y 26 de diciembre y primero de enero.

No lo olvides, si visitas Cuba en diciembre, Las Charangas esperan por ti y la música cubana también.

Photo_018.jpg

Photo_017.jpg

Photo_020.jpg

Photo_023.jpg

Publicado por TBS 10/03/2008 20:15 Publicado en Cuba Tagged photography

CompartirFacebookStumbleUponRedditDel.icio.usIloho

Índice de materias

Añadir el primero comentario

Éste blog necesita que estás miembro de Travellerspoint para añadir un comentario.

Inicia sesión en Travellerspoint con tu login

( ¿Qué es esto? )

Si usted no es un miembro de Travellerspoint? Regístrate ahora gratis.

Regístrate en Travellerspoint